¿CÓMO SALIR DE LA DEUDA SIN DINERO?

Se dice que las deudas surgen en un momento, pero puede salir de ellas por años. Este proceso no es realmente fácil, especialmente si el presupuesto que tenemos es limitado y el ciclo crediticio se está reduciendo. Sin embargo, no existe una situación sin una solución, aunque la gestión eficaz de la deuda requiere una gran dosis de disciplina, abnegación y un enfoque racional de los problemas.

Tiene que darse cuenta de que salir de la deuda es un proceso a largo plazo, incluso puede llevar varios años. La especificación exacta de todas las deudas, las fuentes de ingresos y la suposición justa de la cantidad que podemos dedicar al reembolso mensual, le permitirán tener una idea de qué opciones tenemos y qué pasos tomar primero.

Un buen plan es la clave del éxito.

Hay muchas posibilidades formales, pero la mayoría de las veces dependen de en qué etapa se encuentran nuestras deudas y de qué tipo son. podemos:

Obtenga un préstamo o un préstamo de consolidación.
De esta forma, nos deshacemos de las deudas más onerosas y las convertimos en un compromiso mayor, pero a largo plazo, con una cuota mensual razonable.

Extienda el período del préstamo o difiera el pago. No siempre tendrá éxito, pero vale la pena intentarlo: existe la posibilidad de que cuando mostramos una mala situación financiera y la apoyamos con argumentos sobre su transitoriedad o que fue causada por eventos aleatorios, obtendremos al menos un poco de tiempo extra para acumular fondos adicionales.

Haga un acuerdo con el acreedor. Esta solución es posible en cualquier etapa de la existencia de deuda, incluso si su ejecución ya ha sido realizada por un agente judicial. En esta situación, podemos pedirle al acreedor un reembolso regular o incluso una cancelación de parte de los intereses.

El efecto bola de nieve te ayudará a salir de deudas

El efecto de bola de nieve también se llama a veces el método de pequeños pasos y funciona muy bien cuando no tienes mucho efectivo. Asume que, en primer lugar, deberíamos pagar las obligaciones que aún no han vencido, las más pequeñas o cuando nos queda poco para liquidarlas. De esta manera, podemos pagarlos con los ingresos actuales y no esperar hasta que expire el plazo de prescripción y los intereses comiencen a crecer. También reduciremos rápidamente el número de nuestras obligaciones, por lo que nos será más fácil administrar su reembolso y utilizar todas las opciones disponibles.

¿Cómo aumentar tu presupuesto?

La mayoría de los libros de texto financieros dicen que la base para una recuperación exitosa de la deuda se basa en tres pilares: inversión (específica para el negocio en lugar de privada), reducción de gastos y aumento de los ingresos.

En cuanto a los últimos dos pilares, los más recomendados son aquellos métodos que son más fáciles de implementar, sin salvar a los finalistas, lo que introduce aún más estrés financiero. Ellos son:

trabajo adicional menor, preferiblemente trabajo ocasional o remoto
al por mayor artículos innecesarios
renunciar a gastos innecesarios
ahorro diario – selección de sustitutos más baratos

Quiebra del consumidor: ¿ayuda real o último recurso?

La bancarrota del consumidor a menudo se ve como un regalo del cielo para los deudores. Sin embargo, esto no es tan fácil y tiene serias consecuencias. En primer lugar, la quiebra no se puede declarar contra una persona que se ha endeudado deliberadamente o imprudentemente, o que ha pedido prestado a pesar de una mala situación financiera. Debemos ser conscientes de que el tribunal examinará muy de cerca nuestro historial financiero y considerará, por ejemplo, situaciones aleatorias, complicaciones personales y problemas de salud como el motivo de nuestra bancarrota.

También debe recordarse que la bancarrota no es equivalente al alivio de la deuda. El propósito de tales procedimientos es principalmente pagar a los acreedores de los activos existentes del deudor. Con este fin, el tribunal designará un administrador que se encargará de la venta de bienes (¡incluidos los bienes inmuebles!). Además, no podemos concluir contratos civiles, incluidos préstamos y créditos, durante la quiebra del consumidor. Por lo tanto, este no será un remedio maravilloso para los problemas, sino una limitación financiera y personal bastante dolorosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *